BSO- HALLOWEEN- John Carpenter.






8 sobre 10

HALLOWEEN (1981).

JOHN CARPENTER.  

      
‘’Hemos llegado’’, pronuncia el doctor. Comienza la música de Carpenter. Maravillosa sensación. El Mal está aquí, no lo vemos, lo escuchamos y su presencia ya nos aterra.

Hay momentos o circunstancias que procuran otorgar la facilidad al genio artístico para encumbrar sus dotes antes que nadie y por encima del resto. John Carpenter es uno de ellos. No hablo como cineasta, cuyo sector no pretendo tocar ni es mi escena, y sí como compositor de música de cine. Admirable. ‘’Halloween’’ ejemplifica a la perfección el camino bien reconocible que tomó el artista desde sus comienzos y durante la mayoría de sus creaciones. Partituras sintetizadas en extremo con la identificable presencia, siempre principal, del piano. Bases rítmicas muy típicas de su identidad que machacan hasta la extenuación la historia e imagen que acompañan y la llevan al punto donde ellas pretenden. Carpenter es capaz de componer una historia con una sola secuencia de ritmos.





                No es fácil admitir esta categoría de maestro de la música de cine en el compositor americano, lo admito. Sus influencias (presentes en todo artista), la sencillez de los temas que compone, el minimalismo electrónico empleado con una tecnología rudimentaria…En fin, numerosas barreras que le impiden ser considerado como tal pero que, para un servidor, indudablemente, lo es.

                Analicemos el tema principal de ‘’Halloween’’. Los créditos iniciales lo presentan; poco más tarde sonará por segunda vez, dramático y poderoso, tras las palabras del doctor. Cuatro notas base alrededor de las cuales baila la música, ninguna más. Las usará en la primera escena, importantísima, sin los arreglos, algo más trabajadas que la simpleza del efecto con el que acompaña el transcurrir de dicha secuencia (si os dais cuenta no suena música, no suenan dos teclas pulsadas en el sintetizador. No escuchamos nada, aunque suene; vemos y oímos el filo del cuchillo ya desde exactamente el apagado de luces en la habitación de los jóvenes; ahí comienzan a sonar las asfixiantes dos notas mantenidas durante minutos y que serán no menos importantes que los temas más reconocibles y melódicos). Las antes mencionadas tres inician el trabajo al consumar su macabra intención el enmascarado y joven personaje. Es el comienzo.




                John Carpenter es un maestro reclamando atenciones; la trama va sucediendo de forma tranquila, pausas continuas o acciones ralentizadas con las apariciones del personaje. El compositor/director tiene la ventaja de ser ambas cosas y narra de forma habilísima, con estas dos cualidades,  la cuerda central que va uniendo sucesos con intelecto. La música, alternando el tema principal (que se identifica con Michael Myers) con los secundarios (que acompañan los momentos de acción pausada), se hace el referente de la parte inicial del metraje y siempre, siempre, nos lleva al lado oscuro y reflexivo del argumento. Las secuencias son sencillas grabaciones; la música, de la misma forma, roza la simpleza. Todo unido alcanza un nivel altísimo de intención y continuará casi simétricamente en la segunda parte de la obra.

                Michael Myers mata y respira y ambas cosas las ejecuta pacientemente; sus jadeos tras la máscara complementarían una acción trepidante de fuerza y energía. Pero no, Myers asesina esperando el momento y apenas inquietando su respiración. La escuchamos como efecto de sonido y ella y la música son los dos matices, a priori secundarios, que alejan al espectador de la simpleza aparente de unos sucesos en cadena que poco más que lo que se ve podríamos llegar a pensar que son. ‘’Halloween’’ y Michael Myers van más allá y John Carpenter nos lo hace ver con estos dos apuntes tan elementales como sensatos y estudiados. Y muestra de este razonado hacer lo vemos en algún pequeño pero interesante ejemplo: Myers aparece durante todo el metraje pero es al iniciarse la persecución final de Laurie en la casa de su amiga cuando más directo y frontal se nos muestra. Carpenter lo matiza con el piano y se inicia una pequeña y nueva melodía que en ningún momento había usado antes. Magistral. Surgirán entonces ligeros arreglos originales hasta silenciar y, por fin, encumbrar a Michael Myers eternamente en la historia del cine y la música componiendo su ausencia con el tema principal.




                Concluyendo, un trabajo exquisito de un genio incomprendido; el minimalismo filosófico y casi hiriente de la música de ‘’Halloween’’ puede ser ignorado o admirado. Quien esto escribe se queda con la segunda opción y comprende la fuerte influencia de este trabajo en la composición moderna para cine.


ESCÚCHALA SI...: no quieres perderte un ejemplo de minimalismo de altísima calidad.

NO LA ESCUCHES SI...: te apartas del juego artístico sintetizado en la música.

LLEGARÁ A SER UN CLÁSICO: con todo merecimiento, lo es.

OTRAS OBRAS RECOMENDADAS DEL AUTOR: ''La niebla'', ''Vampiros''

PUNTUACIÓN: 8


Antonio Miranda. 

               

No hay comentarios:

Publicar un comentario