PATERSON- Jim Jarmusch.



9 sobre 10


PATERSON

Título original: Paterson
Año: 2016
Nacionalidad: EE.UU.
Director: Jim Jarmusch
Intérpretes: Adam Driver, Golshifteh Farahani, Kara Hayward, Sterling Jerins
Música: SQÜRL
Sinopsis: Paterson es un conductor de autobuses urbanos en la ciudad del mismo nombre y está casado con Laura. A diario repite las mismas rutinas, entre las que intercala momentos dedicados a escribir poesía.

El lirismo de lo cotidiano frente al vacío de la existencia. Así podría describirse en una frase de qué va la nueva película del gran Jim Jarmusch, seguramente el autor por excelencia del cine independiente norteamericano de los últimos treinta años. En ella, asistimos a las rutinas diarias, durante una semana, de Paterson, un conductor de autobuses urbanos que comparte nombre con la ciudad en la que vive junto a su esposa. Se levanta, desayuna cereales, cumple su jornada laboral, pasea al perro, acude al mismo bar a tomar una cerveza… Y, a ratos, escribe poesía inspirado por los detalles más cotidianos: una caja de cerillas, el amor que siente por su mujer, las personas que observa en su autobús,…



Hay en Paterson una extrema sencillez, casi minimalismo, argumental (apenas suceden “cosas” más allá de las descritas en las líneas anteriores), pero es precisamente de esa sencillez de donde emanan tan altas cotas de lirismo. Paterson, el protagonista, encuentra a través de la poesía la belleza a sus tareas rutinarias. Sin ella, sólo el tedio ocuparía su vida, como ocurre en determinado momento en que “pierde” la poesía y cae en un profundo vacío hasta que la recupera. Y, junto a él, encuentra también el espectador la belleza en Paterson, la película. En contraposición a la personalidad del personaje interpretado por Adam Driver, y gracias a lo cual ésta se subraya aún más, la de su esposa es la de una persona soñadora, ilusionada cada día con un proyecto distinto y de gran vitalidad. Esto se metaforiza a la perfección en los continuos cambios que introduce en la decoración de la casa, en los colores de su ropa que pinta igual que lo hace en las paredes, o en las originales recetas que prueba a preparar.

El autor, como no podía ser de otra forma dada la historia que nos relata, recurre a la narración repetitiva. Con el fin de incidir en la idea de rutina, y citando sólo un par ejemplos, el mismo plano cenital de la cama del matrimonio da inicio a cada uno de los días de la semana, y la imagen del perro atado junto a la entrada del bar da siempre paso al rato que el protagonista pasa en él.



Están presentes en este trabajo muchos de los elementos “jarmuschianos” más reconocibles. Así, si uno de los recursos más característicos de su obra es el del desplazamiento físico como metáfora de la constante búsqueda vital, en Paterson este concepto se encuentra en el recorrido que realiza a diario el protagonista en su autobús, un viaje que no conduce a ningún destino sino que vuelve a su punto de partida cada día. Igualmente identificables con la filmografía anterior del director de Ohio son los breves diálogos, aparentemente banales y sobre los temas más diversos, que mantienen protagonistas fugaces en el autobús o en el bar, y que recuerdan en cierto modo a los que mantenían los variopintos personajes de Coffee and cigarettes (2003), o a los que salpicaban las primeras obras de Jarmusch.

Pero si por algo destaca el film que nos ocupa y lo hace alcanzar una belleza inolvidable, es por esos momentos en que la voz en off del protagonista recita los poemas que compone, mientras los mismos aparecen manuscritos sobreimpresionados en pantalla. Lirismo puro, apuntalado y enriquecido por la música ‘ambient’ de los sintetizadores analógicos de SQÜRL, la banda de la que el propio Jarmusch forma parte junto al actor y compositor Carter Logan y el productor Shane Stoneback.

Trailer de la película.


Concluyendo, vuelve el mejor Jarmusch, algo que siempre ha ocurrido cuando más se ha parecido a sí mismo, y lo hace con una película pequeña atendiendo a su concepción minimalista, pero grande en cuanto a su consecución.


Calificación: 9 / 10


Ignacio Santos. Diciembre 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario